Óscar Sevilla sorprendió y dio su golpe en Ibagué

Con autoridad, el colombo-español Óscar Sevilla sorprendió en el embalaje que definió la séptima etapa y consiguió su primera victoria en la edición 57 del Clásico RCN, en una jornada disputada este jueves entre las localidades de Fusagasugá e Ibagué, sobre 170,5 kilómetros, en la que el boyacense Wilson Marentes se mantuvo como líder.

En la fracción en la que se le rindió homenaje al exciclista Luis Alberto Herrera, quien hace 30 años se proclamó campeón de la Vuelta a España, se disputó inicialmente un circuito de cinco vueltas en Fusagasugá, donde el corredor del Manzana Postobón, Hernán Parra, sufrió una caída que lo llevó a retirarse de la competencia.

José Serpa (SuperGiros) fue el primero en irse al ataque, comandando gran parte del circuito en solitario, aunque rumbo al municipio de Melgar fue controlado por el pelotón.

La primera emoción del día, la Meta Volante ubicada en Melgar, fue ganada por Cristihan Talero (Movistar), más adelante, Carlos Julián Quintero (Aguardiente Antioqueño) se llevó la segunda Volante de la jornada.  

Pasando la localidad de Melgar, seis corredores partieron del pelotón y protagonizaron la escapada del día. José Serpa; Stíver Ortiz y Álvaro Duarte (Movistar); Juan Martín Mesa (Coldeportes-Zenú-Claro); Julián Cardona y Jérson Sánchez, ganador del primer sprint especial, (Tolima) integraron esta fuga, que alcanzó a tener una diferencia de 1 minuto y 46 segundos. 

Conexión con los escapados 

Atrás, el pelotón aceleró el ritmo y empezó a trabajar para neutralizar a los escapados. Sin embargo, se fueron quedando algunos de los punteros y a 28 kilómetros de la línea de meta sólo quedaban como cabeza de carrera Ortiz, Duarte, Sánchez y Serpa, tras ellos iban Félix Barón y Didier Chaparro (SuperGiros) y Hárold Tejada (EPM), quienes lograron unirse.

A falta de menos de 10 kilómetros para la llegada, varios de los integrantes de esta nueva fuga se fueron quedando en el camino, quedando solo en punta Félix Barón, quien se la jugó con las últimas fuerzas que tenía y se fue en busca de la victoria.

Cuando Barón pasó la pancarta de 10 kilómetros a meta se creía que sería el vencedor de la etapa, incluso logró mantener una pequeña luz hasta los últimos 200 metros cuando fue arropado por el grupo, que liderado por Juan Pablo Suárez (EPM), Óscar Sevilla y Javier Gómez (Lotería de Boyacá), se fue con toda al embalaje para definir al ganador.

En el último metro de carrera, Sevilla sacó a relucir su casta y experiencia, y con las fuerzas que lo acompañaban sorprendió, logró cruzar primero la raya de sentencia después de 3 horas, 48 minutos y 14 segundos de carrera, quedándose con el triunfo de la séptima etapa, descontando tiempo en la clasificación general y aumentando las emociones para la etapa reina de esta edición del Duelo de Titanes. 

Palabras de los ganadores 

“Fue un triunfo muy bonito, me siento emocionado, estoy contento, feliz, me hacía falta esta victoria y se lo dedico a mi madre, quien me dio fuerzas en el último momento, y a mi equipo que llevamos un buen Clásico. Ahí vamos, he estado peleando toda la carrera, hay un gran nivel y ganar alegra mucho porque cuesta ganar una carrera”, expresó Óscar Sevilla al final de la jornada. 

Por su parte, el líder Wilson Marentes llegó a la meta con el mismo tiempo del ganador y logró mantener en su poder la camiseta amarilla de líder. “Estoy contento de poder mantener la camiseta un día más, eso me llena de motivación para la etapa de mañana.Fue una etapa rápida, sabíamos que iba a ser así por las bonificaciones, en la que EPM trabajó al final para controlar los escapados, pues querían ganar la etapa con Juan Pablo Suárez y no les dio, pero lograron descontar segundos. Lo más importante es que se mantuvo la camiseta”. 

La etapa reina 

Este viernes se llevará a cabo la inédita etapa reina de esta carrera que se disputará sobre un exigente terreno entre las ciudades de Ibagué y Manizales, pasando por las localidades de Cajamarca, Calarcá, Pereira, Dosquebradas, Santa Rosa y Chinchiná, hasta completar un total de 193,8 kilómetros.

De esta etapa, la considerada reina, el líder manifestó que “será una etapa definitiva, complicada, muy rápida, en la que cualquier segundo va a ser muy valioso, espero que las fuerzas nos acompañen y tener un buen día. Afortunadamente me siento con buenas piernas y buena salud”.

Para Óscar Sevilla será una fracción “maratoniana, será durísima, de estar encima de la bicicleta más de seis horas, con ascensos y descensos, que muchas veces también te dejan sin fuerzas, es de correrla inteligentemente, mover las fichas, hay equipos muy fuertes, pero espero que mi equipo también esté en la pelea, que me respondan las piernas y mañana vamos a ver cómo se mueve la etapa, pero estoy seguro de que será una auténtica batalla, una carnicería”. 

DESCARGUE AQUÍ RESULTADOS SEPTIMA ETAPA

Nota: Merlyn Alvarez – EL MUNDO

Foto: Anderson Bonilla – Ciclismo en Línea